Wednesday, January 13, 2016

Obreros se rebelan contra firma china

Los obreros que construyen la planta hidroeléctrica San José tomaron el campamento de la empresa china Sinohydro, adjudicataria de esas obras, en una nueva protesta contra la discriminación y exigiendo que se cumpla la ley laboral.

Entretanto, en las obras de la doble vía Ivirgarzama-Ichilo, también a cargo de Sinohydro, se reactivó un conflicto por similares quejas y los trabajadores decretaron un paro de 24 horas para hoy.

En una visita realizada ayer por este medio a la planta hidroeléctrica, los representantes de los obreros bolivianos dijeron que el trato que reciben es inhumano. Contaron que la cocinera llegó a sacar restos de la basura para preparar los alimentos y deben dormir con ratas.

Dijeron que cuando los visitó el presidente Evo Morales, hace poco, llevaron a varios trabajadores en volquetas a lugares alejados y los abandonaron para que no pudieran quejarse. Funcionarios de la firma declinaron hablar sobre el conflicto.

“No queremos extranjeros explotadores ni atropello a la gente trabajadora”, “Basta de discriminación, esto es Bolivia no China” se leía en algunas de las pancartas de los trabajadores que ayer hacían vigilia en puertas del campamento de la empresa china Sinohydro.

La toma comenzó el fin de semana junto al paro escalonado de labores. Inicialmente pararon por 24 horas y entre el lunes y ayer cumplían un paro de 48 horas.

Los obreros firmaron varias actas de conciliación con la empresa, incluso con la mediación de la Jefatura Departamental de Trabajo, en las que exigen seguridad laboral, mejor alimentación, dotación de ropa de trabajo y un trato sin discriminación.

Ahora exigen de parte de la empresa “hechos y no más papeles firmados”, según uno de sus representantes que pidió guardar su nombre en reserva por temor a represalias.

La ejecución de la hidroeléctrica está paralizada. Unos 500 trabajadores estaban ayer ubicados en la puerta del campamento, en carpas improvisadas, esperando que los ejecutivos quieran resolver el problema.

El ejecutivo del Sindicato de Trabajadores, Ronald Sánchez, indicó que en más de un año y medio de trabajo, las peticiones de los trabajadores no fueron atendidas.

“Nunca se ha dado el cumplimiento adecuado a la Ley General del Trabajo. Actas más actas, acuerdos, más acuerdos pero nada tiene ejecución ni cumplimiento (…) Primero que nada está la alimentación, los implementos de seguridad, los malos tratos y la discriminación de parte de la gente extranjera que tenemos como jefes”, indicó.

La toma de las instalaciones es pacífica, afirmó Sánchez. Se constató que obreros chinos y personal de supervisión circulan sin sufrir agresiones.

Cuando este medio intentó entrevistar al personal chino de Sinohydro, una de las traductoras salió corriendo, arguyendo que no sabía hablar español. Por su parte, el asesor de Gestión Social, Edgar Plaza, indicó que no tenían autorización para prestar declaraciones a los medios.

En un recorrido por el tramo Ronquito se constató que en el lugar hay una covacha de calaminas y se usa como comedor improvisado para unas 30 personas. Es un depósito de herramientas de trabajo, cables, fierros y mangueras.

Ricardo Carballo, uno de los trabajadores, contó que a la hora del almuerzo sacan una mesa y la arman para comer. En otros campamentos la situación es más crítica porque los obreros ni siquiera tienen dónde comer.

Los comedores de los obreros chinos tienen todas las comodidades, incluso tienen televisor.

También se evidenció la precariedad del dormitorio de los obreros bolivianos en el tramo San José II-Ventana I. Las camas son improvisadas con mosquiteros en mal estado y la habitación común queda pequeña para albergar a 30 personas.

Uno de los trabajadores contó que tienen que dormir “con las ratas en la cara”, porque el lugar se encuentra infestado de roedores.

Del baño no se puede hablar porque no existe, los obreros deben hacer sus necesidades fisiológicas al aire libre.

El pasado 2 de diciembre, el presidente, Evo Morales realizó una inspección a la hidroeléctrica San José. Los trabajadores relatan que en esa ocasión no pudieron conversar con el Mandatario porque, con engaños, los obreros chinos los trasladaron en volquetas a lugares alejados y no los llevaron de regreso.

Por su parte, el representante de la Jefatura Departamental de Trabajo, Vladimir Villarroel, dijo que realizó una visita al campamento, el pasado lunes, y que hoy ingresará una comisión para tratar de resolver el problema.

En diciembre, Villarroel advirtió con denunciar el incumplimiento de leyes a la autoridad competente; pero ayer explicó que aún no hay los suficientes acuerdos incumplidos por la empresa que le permitan proceder de esa manera.

TESTIMONIOS ANÓNIMOS DE OBREROS

Obrero del Tramo III, operario de Chancadora

“Hay varios accidentes aquí, no hay seguridad industrial. En todos los tramos hay deficiencia de seguridad industrial.
Les meten a los muchachos que no saben a manejar herramientas que no conocen, se electrocutan, se cortan los dedos, se machucan los dedos, se rompen la cabeza, se fracturan la espalda.

Les meten a la empresa sin darles capacitaciones y es por eso que se accidentan, hay varios compañeros con baja médica”.

Ayudante. Grupo de perforistas

“Yo les tengo que rogar para que me den dotación de orejeras. Ahorita yo estoy sordo del lado izquierdo, ya solo con el otro escucho. Me meten en un ruido al lado de un motor, yo les tengo que decir: ‘por favor, tapones’, eso hace más de un año.

Me duele el oído, me tengo que meter a las orejas papel higiénico para que no me moleste. Me discriminan mucho, no me tratan bien, realmente todos recibimos un mal trato por parte de los chinos”.



MISMAS DEMANDAS

Declaran nuevo paro en doble vía

Los trabajadores contratados por la empresa china Sinohydro para las obras de la doble vía Ivirgarzama-Ichilo decretaron desde hoy un paro escalonado que, inicialmente, será de 24 horas exigiendo que la empresa adjudicataria cumpla con la normativa laboral boliviana.

La medida, según uno de los trabajadores que teme ser identificado porque podrían despedirlo de su fuente de trabajo, se asume después de 14 actas de conciliación firmadas con ejecutivos de la empresa ante la Jefatura Departamental de Trabajo que fueron incumplidas por la parte empleadora.

Se trata del cuarto paro que se llevará a cabo por parte de los obreros de Sinohydro carreteras, que exigen mejor alimentación, dotación de ropa de trabajo, contratos laborales, seguros de vida y mejor trato por parte de los chinos.

El responsable de la Jefatura Departamental de Trabajo, Vladimir Villarroel, indicó ayer que si la empresa Sinohydro reincidía por incumplimiento a la normativa laboral, se procedería con una denuncia ante la autoridad jurisdiccional correspondiente.

El pasado 22 de diciembre, este medio envío a la empresa un correo electrónico con un cuestionario que fue solicitado por una asesora legal de la empresa, quien alegó que no se había pedido contraparte, pese a que se rehusó a hablar con este medio en una visita realizada a fines de 2015.

Una persona identificada como Mauricio Rodríguez, escribió indicando que la respuesta llegaría después de las fiestas de fin de año. Sin embargo, a la fecha el cuestionario no fue respondido.

El problema de los trabajadores de esta obra se reactiva después de tres paros indefinidos llevados a cabo con el mismo pliego petitorio. La empresa no cumplió con resolver los problemas.

No comments:

Post a Comment