Tuesday, January 19, 2016

El Sillar se "come" Bs 22,4 millones por año en mejoras

Hablar de El Sillar es hablar de problemas viales, de 27 kilómetros “geológicamente inestables”, de derrumbes permanentes, del único tramo en la carretera Cochabamba-Santa Cruz sin pavimentar, pero también de los millonarios montos que se invierten en su reparación y mantenimiento sin que hasta la fecha haya existido una solución que pueda considerarse definitiva.

Hasta 1997, se destinaron cerca de 300 mil dólares anuales en el mantenimiento rutinario de este tramo, según el presidente de la Asociación de Ingenieros Eméritos de Cochabamba (Asieme), Gonzalo Maldonado. Sin embargo, en los últimos seis años se invirtieron 143,5 millones de bolivianos a un promedio de 22,4 millones de bolivianos anuales (unos 3,2 millones de dólares) sólo en mantenimiento rutinario (bacheos, sellos, cunetas y otros).

La Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) destinó 27 millones de bolivianos en 2011; unos 17,5 millones en 2012; 14 millones en 2013, 8,9 millones en 2014 y 54 millones en 2015. Para este año, se invirtieron 13 millones de bolivianos, pero, manifestó el gerente regional de la ABC, Mauricio Moreno, es probable que la suma se incremente por los últimos deslizamientos. Además, no existe un monto fijo previo para atender emergencias.

En la intención de poner fin al círculo vicioso, se intervino el tramo en dos ocasiones: Según Maldonado, entre 1993 y 1996 se ejecutó el proyecto de Rehabilitación Cochabamba-Chimoré y Yapacaní-Montero en el que inicialmente se tenían previstos 66 millones de dólares, pero se terminó pagando 110 millones. Sólo se hizo ripiado y drenajes. Nunca se pavimentó.

Entre 2001 y 2006, se realizó la segunda intervención, esta vez con pavimento rígido en los 27 kilómetros de El Sillar con una inversión de 26,7 millones de dólares.

Sumados los costos de las dos intervenciones, se tiene un total de 136,7 millones de dólares. Ese monto representa el 32 por ciento de 426 millones de dólares del total que el Gobierno prevé invertir para intervenir por tercera vez El Sillar.

En realidad, fueron muchas las propuestas de "solución definitiva" a El Sillar. La primera es la denominada Par Vial, o sea, la construcción de un tramo paralelo al lado derecho de la carretera actual en una longitud de 28 kilómetros por 120 millones de dólares. El estudio fue elaborado por la consultora APIA XXI por 2,7 millones de dólares.

Maldonado explicó que esa idea se descartó porque los estudios de suelos presentan "las mismas falencias o peores que las de El Sillar".

La segunda opción, analizada en 2007 por la ABC, era la construcción de la carretera por la ribera del río Paracti, también descartada.

La tercera fue presentada como propuesta de la Prefectura de Cochabamba entre 2004 y 2005. Consistía en la construcción de “una nueva vía por el camino antiguo”, es decir, desviando 100 kilómetros desde Aguirre hasta Paractito. El costo para la ejecución de esta opción es de 160 millones de dólares. Según el viceministro de Transportes, Pascual Huarachi, ese tramo no es posible porque atraviesa el Parque Carrasco. Además, el Ministerio de Obras públicas observó las pendientes y que la carretera atraviesa por una zona de nevada. Para Maldonado, ambas observaciones se solucionaban con la reducción de la altura y la construcción de un túnel en la zona de Limbo.

La cuarta opción y la definitiva la planteará la empresa china Sinohydro que se adjudicó la construcción de la doble vía El Sillar por 426 millones de dólares. Moreno dijo que la firma elaborará el proyecto a diseño final, así se constituirá en la solución definitiva.

APUNTES

- Alrededor de 1968, se iniciaron los trabajos para la construcción de la carretera "nueva" a Santa Cruz, mediante el Proyecto 1-4 financiado por "Alianza por el Progreso", parte de Usaid.

- En los años 80, se concluye la construcción de la carretera hacia el oriente.

- En 1996, intervienen por primera vez en El Sillar bajo la denominación rehabilitación Accesos Cochabamba-Chimoré y Yapacaní- Montero.

- Entre 2001 y 2006 se ejecuta la segunda intervención en El Sillar con el colocado de pavimento rígido entre los kilómetros 100 y 128.

- Entre 2004 y 2006, se presenta la opción Par Vial tras un estudio realizado por APIA XXI.

- El 2015 se adjudica el proyecto a la empresa China Sinohydro para la ejecución de la doble vía El Sillar.

- En diciembre de 2015 se desmorona El Sillar manteniéndose con tráfico controlado por casi un mes.



LA ÉPOCA DE LLUVIA ES LA MÁS CRÍTICA PARA ESTE TRAMO CARRETERO

Bolivia pierde $us 5 millones por cada día que cierra el tramo

Por cada día que El Sillar se cierra por los derrumbes, el país pierde 5 millones de dólares, según un estudio realizado por la Asociación de Ingenieros Eméritos de Cochabamba (Asieme).

El titular de esta entidad, Gonzalo Maldonado, explica que cuando se paraliza El Sillar se perjudica el comercio externo e interno, el turismo y la hotelería, además del traslado local de los productos característicos de la región del trópico.

A finales de diciembre pasado, la carretera a Santa Cruz se paralizó por dos días tras el deslizamiento de material en la plataforma de El Sillar. El punto más crítico fue en el kilómetro 115 donde la crecida de un río arrasó con una cabaña y obstruyó completamente un puente.

Aunque la ABC abrió la carretera, hasta la fecha los vehículos continúan circulando con tráfico controlado.

Según el secretario de Relaciones Públicas del Sindicato Interdepartamental de Omnibuses de Cochabamba, Víctor Hugo Montaño, este problema ocasionó grandes pérdidas y se redujeron las salidas de los buses en un 30 por ciento.

En tanto, las empresas exportadoras del trópico prefieren paralizar sus actividades e ingresar en una vacación forzosa.

Solamente en cuestión de transporte, los precios se duplican y el producto tiende a malograrse, según el gerente de alimentos Palma Verde, Yuri Maldonado.

Por su parte, el asesor general de la Asociación de Avicultores (ADA), Fernando Quiroga, explica que las dificultades en el tránsito ya tienen efecto en los productores avícolas, quienes deben pagar más por el transporte del grano y la soya que se trae de Santa Cruz para alimentar a las aves. También tienen problemas con el repoblamiento, ya que los pollitos bebé son traídos de Santa Cruz y llegan con demora, provocando desfases en su cronograma de producción.

Quiroga indica que el costo del flete por quintal de alimento (por la vía nueva) era de siete a ocho bolivianos, pero ahora cuesta hasta 11 bolivianos.

Según el gerente regional de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Mauricio Moreno, esa carretera fue construida para soportar un tráfico vehicular de 3.000 motorizados al día, pero a la fecha soporta 7.000.

Los problemas en esta región también causaron desabastecimiento de gas vehicular tras la ruptura de un gaseoducto.



TESTIMONIOS EN DERRUMBES

María Herrera. Pasajera

Desde las 4:00 estamos aquí. Ya bueno, nada se puede hacer contra la naturaleza, pero también es cierto que el Gobierno tiene que arreglar esto porque es primordial. ¡Tanto que habla de la integración y de las carreteras! Mire tanto niño de hambre y de sed sin nada en medio de la selva, y llegó a las 10:00 la primera maquinaria, luego vino la otra que saca tierra, ahora hay tres para cinco derrumbes. Ahora, nos dicen muy alegremente que podemos estar hasta mañana.

José Ramírez. Conductor

Estoy con pasajero. Está desesperada la gente porque tenían que llegar a Santa Cruz. Son cosas de la naturaleza, pero nadie nos informó qué era lo que pasaba. Estábamos pasando por Locotal, ahí hay policías, pudieron habernos prevenido, deberían decirnos: ahí hay derrumbe. Estoy con 38 pasajeros y ahora me indican que no hay solución. No sé qué pasa con las autoridades. Años que yo trabajo como conductor. El peaje nos cobran alto y nunca están haciendo un buen mantenimiento.

Marco Vazques. Pasajero

Yo vengo desde Santa Cruz. Salí anoche y cerca de las 7:00 ya empezaron los derrumbes. La gente se quedó esperando. Yo me bajé y me vine caminado. Había cuatro derrumbes. Vengo caminando tres horas. El primero es grande y solamente hay dos máquinas, una retroexcavadora y la otra es pala de carga. La gente se está exponiendo. Se arriesga pasando por el monte. Yo ya me he caído cuatro veces y casi pierdo mi maletín. Lo malo es que no hay servicio de caminos por acá.

No comments:

Post a Comment